A partir del año 2000 se promovió la elaboración de los “Principios Rectores de la Política Hídrica Nacional”. Estos principios dan lugar a una nueva Política de Recursos Hídricos en Argentina y, dentro de este marco, a una nueva Ley de Aguas.
La visión compartida por la comunidad hídrica argentina es que el aprovechamiento de los recursos hídricos debe realizarse armonizando los valores "social", "económico" y "ambiental" que la sociedad le adjudica al agua. También reconoce que la consideración aislada de estos tres valores pueden provocar acciones antagónicas o excluyentes entre sí. Por lo tanto, concluye que la única forma de utilizar el agua en beneficio de toda la sociedad provendrá de encontrar el balance justo en la aplicación de estos tres valores que guían la política hídrica; que sólo será posible alcanzar a través de la participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones.
La visión de la comunidad hídrica argentina hoy se encuentra plasmada en los Principios Rectores de Política Hídrica, producto de las contribuciones realizadas por las provincias que han participando del esfuerzo, consultas con expertos en gestión de recursos hídricos y el aporte de organizaciones y foros provinciales, nacionales e internacionales en la materia.