El proceso de concientización sobre el valor estratégico de los recursos hídricos a nivel mundial tuvo su primer hito en la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Agua (Mar del Plata, Argentina, 1977), y continuó en la Conferencia Internacional sobre el Agua y el Medio Ambiente (Dublín, Irlanda, 1992) y en la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo ECO 92 (Río de Janeiro, Brasil, 1992). Luego de ello, una sucesión de importantes encuentros internacionales han remarcado la transcendencia de una evolución en la gestión del agua en el mundo, dando así origen a la realización hasta el presente de cuatro Foros Mundiales del Agua. En su “Carta de Dublín” la ONU estableció los Principios Básicos para el gerenciamiento de los recursos hídricos en el mundo.

1. El agua es un recurso finito y vulnerable, esencial para la vida, para el desarrollo y para el medio ambiente:
  • Deriva concepto de Integralidad en gestión
  • Considera necesidades de los sectores
  • Recurso vulnerable y limitado
2. El desarrollo y gestión del agua debe basarse en un enfoque participativo involucrando a los usuarios, planificadores y tomadores de decisión a todos los niveles, tomando las decisiones al nivel más bajo posible que sea el adecuado:
  • Introduce proceso participativo.
  • Distribuye decisiones y responsabilidades.
3. La mujer juega un papel central en la provisión, gestión y salvaguarda del agua;
  • Resalta el papel de la mujer, especialmente en el medio rural.
4. El agua tiene un valor económico en todos sus usos competitivos y debe ser reconocida como un bien económico:
  • Derecho de seres vivos a uso razonable y equitativo del agua.
  • Valoriza costo real y promueve uso eficiente.